Sesiones de risoterapia, ¿cómo son?

Aprende a como organizar tus propias sesiones de risoterapia

Es muy posible que en vuestra misma ciudad haya alguna asociación, con o sin ánimo de lucro, que realice talleres de risoterapia. A través de esos talleres, lo que se trata es de:

 

CONOCER:

  • La anatomía básica de la risa.
  • La risa como una actitud frente a la vida.
  • La risa como el principal antídoto reconocido contra una vida estresada, el dolor y la enfermedad.
  • La risa potenciadora de nuestro sistema inmunológico.
  • La risa acentúa la hermosura mejora las capacidades físicas y además adelgaza.
  • La risa, un privilegio del ser humano que prolonga y mejora la calidad de nuestra vida.
  • Tipos de risa y su significado.
  • Reír con la ja; je; ji; jo; ju y los cinco elementos.
  • Los diferentes bloqueos que nos impiden reír de forma franca.

 

EXPERIMENTAR

  • La risa se contagia.
  • Vivir en el aquí y el ahora.
  • Risa activa y risa pasiva; risa exógena y risa endógena.
  • Los escondites de la risa. Los huesos de la risa. ¿Como encontrarlos?
  • La respiración y el movimiento natural para favorecer la risa.
  • La risa como un canto, que vibra y sincroniza nuestro organismo.
  • Técnicas y juegos para reír plenamente, sin estímulos externos.
  • La risa polifacética (diferentes tipos para generar emociones) ja,je,ji,jo,ju

 

CONSEGUIR

  • La magia de la risa para poder lograr tus objetivos personales.
  • Nuestro poder para ser verdaderamente los dueños de nuestra vida.
  • La risa como gran desencadenante de la creatividad y la comunicación.
  • Una actitud positiva estimulante para cambiar la forma de vida.
  • Abrirse a los demás y compartir lo mejor de uno mismo.
  • Saber encontrar también lo mejor de los demás.
  • Descubrir el niño que llevamos en nuestro interior

 

En relación a la metodología, aunque lógicamente no hay un plan estricto para llevarlas a cabo, os ofrecemos una guía por si deseais realizar alguna en modo familiar o con los amigos, siendo la metología más usual en estas terapias:

El punto principal es la risa, y para ello todo pasa por la desinhibición, siendo sesiones muy prácticas todas ellas. Generalmente un número adecuado de personas es entre 10 y 20 personas. Y lo más importante crear un clima agradable y de respeto, y con ganas de participación y pasarlo bien, el cual será la base de los juegos y ejercicios para conseguir la relajación profunda deseada.

 

  • El primer paso es una breve introducción a la risoterapia, desde el conocimiento de sus orígenes, hasta lo más importante: lo que nos va a aportar y los beneficios que tiene.

  • El segundo paso es la preparación física y mental. En este paso se deben realizar diferentes estiramientos musculares para asegurar que no vaya a haber ningún problema durante las actividades, así como para preparar la zona abdominal que será muy ejercitada, y posteriormente realizar algún sencillo "juego de niños" en grupo, con el fin de que la tensión vaya desapareciendo y aparezca el niño interior que todo el mundo debe tener. Es importante que las primeras actividades sean en grupo para evitar la verguenza o complejo de cualquier participante individualmente.

  • Durante la tercera fase, el guía de la sesión deberá exhibir sus mejores dotes artísticas para intentar hacer reir a los participantes, ya que esa risa es la que debe comenzar a reinar en todos los juegos. Generalmente esas "dotes artísticas" se basan en una expresión corporal u oral sencilla, pero cómica para el resto de participantes. El realizar acciones como si fueramos niños pequeños hará salir la parte más pura y espiritual, logrando así la complicidad de los participantes que también colaborarán con las bromas.

  • La cuarta fase de la sesión sería la dedicada a las actividades individuales o no (dependiendo de si se intenta lograr un conocimiento de uno mismo más espiritual o una relajación física y grupal, respectivamente), donde aún estando todos los participantes juntos, también se pueden realizar juegos de expresión oral/corporal independientes delante del grupo, juegos de contacto, y actividades que fomenten la confianza con el grupo y con uno mísmo, siendo siempre actividades que provoquen la risa más infantil.

  • Posteriormente, puede realizarse una sesión de pura risa contagiosa. Desinhibidos, y ya sin actividad de por medio, todo el grupo se relaja tumbados cómodamente, con contacto corporal entre ellos, y se fomenta la risa de algunas de las personas más contagiosas para llegar a una risa global generalizada.

  • Finalmente se hace una puesta en común de las experiencias y se despide la sesión.

 

La mayoría de los "jujujuegos y ejejejercicios" se realizan en grupo no solo por la razón de evitar la verguenza, si no para fomentar el contagio de la risa; por lo que la distribución de las personas también debería hacerse según de risueña y contagiosa sea cada persona.